//
¿Cuál es el rol de la educación? ¿Para quién y cómo educarnos?

Nadie  educa a nadie, así como tampoco nadie se educa a sí mismo, los hombres se educan en comunión, y el mundo es el mediador“. -Paulo Freire

¿A cuántos de nosotros nos gustó el colegio sea primario o secundario más allá tal vez de por nuestros amigos? De los universitarios, ¿cuántas críticas a los profesores y a cómo se dan las clases escuchamos todos los cuatrimestres?

Probablemente la gran mayoría de los que hemos transitado el sistema educativo formal tengamos críticas, angustias, enojos para el mismo. Creemos que esto es un síntoma de que algo anda muy mal. Como también creemos que es importante que esa rabia se organice, que esa rebeldía, se convierta en acción.

Hace unos cuarenta años, un brasileño llamado Paulo Freire dijo que la forma hegemónica de educación era autoritaria, sin imaginación, deshumanizada, opresora… Le puso el nombre de educación bancaria porque bajo esa forma, los profesores, o sea los iluminados, dueños del saber, eran los que impartían el Conocimiento, depositándolo en las cabezas de los alumnos, que en este proceso no son más que cosas que deberían recibir el depósito para luego o bien poder repetirlo o bien quedar afuera de la carrera[1]. ¿Quiénes, cómo y a qué partes del sistema educativo accedemos? La educación hegemónica actual tiende a reproducir el mismo sistema económico y político del que surge, manteniendo el status quo en vez de fomentar un pensamiento crítico respecto de las desigualdades sociales. La institución educativa excluye o pretende excluir a un sector de la sociedad, siendo entonces el aparato ideológico por excelencia del estado para conservar el orden impuesto.

Pero Freire y otros tantos contemporáneos y los que siguieron y seguimos, plantearon una alternativa tanto teórica como práctica. Se trata de recuperar el saber de todos y todas, de construir el conocimiento en conjunto, dialogando. La propuesta de la educación popular es la de democratizar el aula o taller, potenciar los conocimientos de todos y darnos un rol activo y creativo tanto a docentes como a estudiantes. Se trata de aprender en conjunto, mediados por la realidad. Y este no es sólo un proyecto pedagógico, también es político (como todo sistema educativo, sólo que aquí lo hacemos explícito), y además es algo que está sucediendo aquí y ahora.

Hoy en día muchas experiencias educativas alternativas se dan dentro y fuera del sistema educativo formal. Pensando a la educación como una herramienta de organización social, tomando a la escuela como un espacio de relación permanente entre educadores y estudiantes, en un estar siendo que los compromete en una construcción que no se agota en el hecho educativo aunque lo tiene por fundamento. Se trata de la construcción de organización popular, allí donde el protagonismo les era mezquinado a los trabajadores y vecinos. Se trata de una construcción en la que comenzamos a reconocernos como compañeros en la lucha por la transformación de lo que existe. Partiendo de la lucha por el derecho a la educación, se propone una tarea en donde los sujetos involucrados traspasamos los límites del derecho en los marcos de lo que existe para proyectar lo que todavía no existe, una construcción colectiva y popular.

Probablemente el emergente más importante de esta construcción hoy en día sean los Bachilleratos Populares, escuelas asociadas a movimientos y organizaciones sociales, construidas entre profesores y estudiantes, sin directores, donde podemos estudiar con los lineamientos que venimos esbozando. Ya existen más de 40 bachilleratos populares entre Capital y Provincia de Buenos Aires y la experiencia sigue creciendo (y luchando).

Desde nuestro lugar trabajamos para profundizar este debate, considerando muy importante dar la discusión sobre los objetivos y medios de la Educación Popular aún en una casa de estudios mayoritariamente elitista como es la FCEyN. Por otro lado generamos actividades y los medios de información necesaria para que los interesados en participar en experiencias  de estas características, como son los Bachilleratos Populares (donde algunos de nosotros participamos activamente como educadores) puedan hacerlo. A su vez, impulsamos el espacio de educación popular y ciencias exactas y naturales, un espacio para juntarnos, compartir y sistematizar experiencias aquellos interesados o que venimos trabajando en este proyecto político-pedagógico desde este tipo de ciencias.

La experiencia de los bachilleratos populares

Desde hace ya más de 6 años existen en la Argentina los Bachilleratos Populares. Una experiencia que apunta a la construcción de escuelas autónomas, ubicadas muchas veces donde la educación tradicional no llega, donde se busca que las cosas se decidan en asamblea entre profesores y estudiantes. Una escuela cuyo objetivo es desarrollar una experiencia educativa integralmente desarrollada desde la educación popular, un secundario para jóvenes y adultos emancipador.

Esta es una experiencia que verdaderamente ha florecido y que no deja de crecer; desde aquellos primeros bachis impulsados por la Cooperativa de Educadores e Investigadores Populares (CEIP) hasta tener hoy más de 40 bachilleratos asociados a diferentes organizaciones sociales.

La historia de los bachis es también una historia de lucha. No sólo la propia lucha de construir una escuela transformadora, con todo lo que ello implica. Dado que los bachis necesitan emitir títulos para funcionar, su historia es una lucha por lograr el reconocimiento oficial. Hoy en día, gracias a la organización y el reclamo en la calle, ya hace varios años que hay camadas de egresados, título en mano.

Desde el Colectivo desde el Pie apoyamos esta construcción e invitamos a lxs interesadxs a contactarse directamente con algún bachillerato o a hacerlo a través nuestro.

¿Ciencias exactas y naturales desde la perspectiva de la educación popular?

Nuestra organización nace en la Facultad de Ciencias Exactas y Naturales de la UBA, por eso parte de nuestra reflexión apunta a buscar las formas de enseñar estas ciencias desde la perspectiva de la educación popular.

Hoy en día las ciencias exactas y naturales son parte del sistema hegemónico y son una de sus herramientas de dominación y reproducción. Diariamente nos vemos en contacto y atravesados por conceptos y tecnología desarrollados desde estas ciencias. Por eso, creemos que, desde una pedagogía crítica, es importante comprenderlas para identificar su rol actual en el sistema.

Por otro lado, creemos que el propio ejercicio de estas ciencias tiene un sentido educativo dado que implica el uso de la abstracción y la lógica para resolver situaciones problemáticas y/o explicar fenómenos, algo que consideramos importante a la hora de conocer y transformar la realidad. Vemos también la importancia, a la hora de trabajar estas ciencias en las aulas o talleres, de la historia y la filosofía de las ciencias, así como el tratamiento de temas de actualidad, utilizando noticias tomadas de los medios de comunicación.

Por último, creemos que, si bien hoy en día estas ciencias son usadas por y a favor del capital, las mismas pueden aportar herramientas para la resolución y análisis de problemas y necesidades de los sectores oprimidos. De esta manera, nos parece importante enfocar el estudio de estas ciencias como herramienta para comprender mejor problemáticas sociales significativas. Un ejemplo podría ser la problemática de la megaminería, comprender el funcionamiento de una minera a cielo abierto necesita de múltiples conocimientos de las ciencias exactas y naturales.

Desde luego, estos son sólo algunos lineamientos, queda mucho por hacer y pensar en este camino…

Espacio de educación popular y ciencias exactas y naturales

Sabemos que somos muchos los que estamos intentando transformar la práctica docente de estas ciencias. Sin embargo, observamos que muchos lo estamos haciendo por separado; aún no hemos logrado juntarnos lo suficiente para compartir experiencias y potenciarnos. Por esta razón desde el año pasado impulsamos este espacio. Para que sirva de punto de encuentro, para discutir y sistematizar experiencias, apuntando a generar material que quede a disposición de todxs lxs educadores populares. Invitamos a lxs interesadxs a escribirnos y sumarse!

Bachilleratos populares y Centros Culturales en los que participamos

  • Bachillerato Popular del Centro Cultural de los Trabajadores los Troncos, Las Tunas, Tigre.
  • Bachillerato Popular La Dignidad, Movimiento Popular La Dignidad, Villa Soldati.
  • Bachillerato Popular Simón Rodríguez, Organización Popular Fogoneros, Las Tunas, Tigre.
  • Centro Cultural el Puente, Unión de Trabajadores Piqueteros – Frente de Organizaciones en Lucha (UTP-FOL), Matheu, Escobar.
  • Colonia de Vacaciones del Movimiento Social y Cultural Tupaj Katari, San Salvador de Jujuy.

[1] Muchas de las palabras que usa el sistema son profundamente perversas, aquí dos de ellas: carrera (¿estamos corriendo?), alumnos (que quiere decir sin luz).

Los comentarios están cerrados.

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.